6 señales de que es momento de llamar a un fontanero

Llamar a un fontanero

Algunos líos de plomería parecen tener rápida solución, sin embargo, cuando te pones manos a la obra, terminas hundido hasta la cintura con agua que no sabes de dónde viene. A muchos nos gusta encargarnos de las reparaciones siempre que podamos hacerlo, pero el váter y el lavabo tienen el potencial de causar verdaderos desastres, debido a que las fugas pueden mantenerse indetectables hasta que es demasiado tarde.

Hay ocasiones en las que la reparación puede quedarte grande. En esos casos, lo mejor es que acudas a profesionales que puedan manejar hasta los problemas más agudos. En este sentido, realizamos una colaboración con nuestros amigos de 2×3 para traerte estas 6 señales de que es momento de llamar a un fontanero profesional.

No tienes nada de agua

Nada te arruina más el día que no tener nada de agua. Si despiertas y de los grifos no salen más que unas gotas, deberías llamar a tus vecinos y a un fontanero. Si tus vecinos tienen el mismo problema, un fontanero puede saber a quién llamar para solucionarlo.

Si es solo tu propiedad, querrás que tu plomero se ponga manos a la obra inmediatamente. No tener agua es una señal de que algo va realmente mal.

Las tuberías congeladas, las fugas, problemas en la tubería principal que surte al vecindario, entre otros, pueden hacer que te quedes sin agua. Cuando esto suceda, deberías llamar a un plomero lo más rápido que puedas, pues o el flujo de agua hacia tu casa se cortó, o se está fugando hacia donde no debería.

Las fugas de agua pueden causar gran daño a la estructura y las bases de tu casa, además de que tu factura de servicio de agua podría aumentar considerablemente.

Deberías estar consciente de un par de casos especiales. Si tienes agua fría pero no agua caliente, puede ser un problema del calentador. Si el agua fluye en un piso pero no en el otro, puede que tengas un problema de presión, el cual tiene fácil solución si se utiliza el equipo correcto.

No tienes agua caliente

No tienes agua calienteEs normal no tener nada de agua caliente después de una larga ducha, pero no está bien si el agua tarda horas en calentarse siempre. Sabrás que es tiempo de llamar a un fontanero si el problema es persistente y el agua caliente parece nunca ser suficiente.

Tu fontanero puede ayudarte a solucionar el problema. Podría ser algo serio o una reparación pequeña. La llama del piloto se apaga de vez en cuando, pero si sucede con mucha frecuencia, puede que tengas un goteo u otra falla.

Algunas veces el agua caliente no alcanza si tu tanque es muy chico. Un fontanero profesional puede ayudarte a determinar el tamaño del tanque que necesitarás instalar y también puede chequear muchos otros problemas pequeños que te preocupen.

Un buen fontanero también puede determinar la causa de fluctuaciones de temperatura en el agua. Cuando algo no funciona bien y la temperatura varía bruscamente, podrías quemarte incluso después de ajustar la temperatura del agua mientras te duchas.

Si algo de esto te sucede o crees que puede sucederte, llama a un profesional para que revise los fusibles, termostatos, resistencias, tuberías y más.

El calentador se humedece por fuera

Un calentador de agua que “suda” suele ser una señal de una lenta pero continua fuga. Muchos de nosotros nos daremos cuenta cuando vayamos a revisar el piloto o cuando nos acerquemos al calentador y veamos que el piso está un poco húmedo.

Las fugas pequeñas provienen de pequeñas fisuras en las tuberías o en el cajetín y podrían generar problemas mayores. Lo mejor es descubrir estos problemas tan pronto como sea posible para que las reparaciones sean más fáciles y asequibles.

Otras señales de daños a las que conviene estar atento:

  • Moho en el agua y en tuberías aledañas
  • Corrosión del calentador
  • Exceso de agua en la bandeja de goteo o cerca de ella

Llama a un fontanero si ves algunas de estas señales. Puedes cuidar tu casa a un precio asequible con solo reparar o reemplazar el calentador.

Cuando llamas a un fontanero para este tipo de inspección, él también debería hacer una revisión completa de fugas de gas u otros problemas eléctricos. Puedes detectar fugas por ti mismo si rocías agua con jabón en las tuberías y esto produce burbujas, sin embargo, es bastante fácil obviar las señales hasta que es muy tarde.

Los profesionales pueden resolver estos problemas y prevenir dolores de cabeza futuros.

Tienes poca presión de aguaCuando el agua no fluye con fuerza, es momento de llamar a un fontanero para que revise el funcionamiento interno de tu sistema de bombeo.

Cuando es un grifo en específico, podría ser algo tan sencillo como una obstrucción. Esto puede manejarse desatornillador el aireador y limpiando los sedimentos. Generalmente esto se hace restregando un poco o con remojo en vinagre.

Si limpiar el aireador no soluciona nada o el problema de presión es en más de un grifo, tal vez tengas exista un problema subyacente de mayor importancia. La baja presión suele relacionarse con tuberías rotas, ya sea en las paredes o bases de tu casa. Habrá fugas en estas áreas cada vez que uses el agua en tu casa, lo que puede causar un daño significativo.

Si el problema de presión es en más de un grifo, es momento de llamar a un plomero para un servicio inmediato.

Los drenajes no drenan

Los atascos son frecuentes en la plomería, desde tinas y vaters hasta lavabos. Algunos de estos atascos pueden deshacerse con un desatascador y un poco de fuerza. Pero si luego de intentarlo, el atasco no se va, o se va y vuelve, deberías llamar a un fontanero.

Los fontaneros pueden usar herramientas especiales como cámaras para hurgar dentro de las tuberías y buscar elementos que puedan causar problemas a largo plazo. Cabello, acumulación de grasa y raíces son algunos de los problemas que pueden encontrarse.

Los problemas reiterados de drenaje merecen una llamada antes de que se tornen demasiado graves. Incluso si es un problema pequeño (como una tina que se atasca cada vez que bañas a tu perro), puede convertirse en algo más grave si ocurre repetidas veces. Puedes aplicar soluciones caseras pero muchas veces estarás aliviando síntomas y permitiendo que empeore el problema subyacente.

Los grifos gotean

Los grifos goteanPuede que hayas estado planeando reparar tu gotera tan pronto como tengas tiempo, pero antes de que te des cuenta, han pasado meses y el problema persiste. Muchas veces una gotera puede repararse fácilmente apretando un poco el grifo, algo de teflón o un nuevo soporte, pero este no siempre es el caso. Una gotera persistente puede provenir de una fisura en una tubería o una pieza mal instalada. La acumulación de presión también puede tener un papel crucial.

Para estos problemas, es inteligente llamar a un fontanero si no puedes arreglarlos tú mismo, o cuando estás ocupado. La mayoría de los fontaneros trabajan por hora, así que puedes ahorrar presentándole de manera directa los problemas. La revisión de fugas de parte de un plomero también te da la oportunidad de hacer preguntas o recibir consejos para futuras remodelaciones.