Trucos para ahorrar luz en el 2018

Al pasar de los años la electricidad se ha vuelto indispensable para todos los seres humanos, con la llegada de la tecnología todos dependemos de la luz para nuestra rutina; desde cargar nuestros celulares hasta acomodar nuestro cabello y trabajar a diario. Sin embargo, el consumo eléctrico cada año va en aumento y es una constante lucha por el bienestar del planeta. Es por ello que a continuación se explican algunos trucos para ahorrar luz en el 2018.El primero sonará obvio, pero no dejar luces encendidas es el mejor hábito al que cualquier persona podría acostumbrarse. En muchos instantes utilizamos más de una habitación del hogar y al salir de la misma olvidamos por completo apagar las luces y eso se convierte en largos ratos de energía desperdiciada y resultados sumamente costosos en los recibos de pago.

¿Cuál es el mejor truco para ahorrar energía?

Aprovechar la luz solar, ¡y es gratis! Es sumamente importante adquirir viviendas –o adaptarlas- Trucos para ahorrar luz 2018que tengan acceso a la luz natural durante el día y que esta tenga acceso a las habitaciones, logrando una reducción en el uso de lámparas artificiales y mejoras en la salud de los habitantes del hogar, sobre todo a nivel emocional.

Contratar una tarifa eléctrica que sea acorde al ambiente del lugar donde vives es otro factor influyente en los trucos para ahorrar energía. Esta debe ir guiada en pro de los hábitos de consumo que lleves, la cantidad de espacio de tu hogar y, como se mencionó previamente, la cantidad de luz natural que ingrese, teniendo como resultado un espacio más ameno para desenvolver tu rutina.

Ahora, ¿qué pasa con los electrodomésticos, siendo estos los principales consumidores? La graduación de temperatura será tu mejor amiga en esta misión por el planeta. En el caso de la lavadora, mantener los ciclos entre los 40° y 60° significa un ahorro bastante notable; para quienes tienen lavavajillas, existen programas ECO que suelen mantenerse en un rango de los 50°; finalmente el refrigerador, intenta instalarlo en un espacio donde se mantenga fresco y notarás la diferencia.

Todo es cuestión de costumbre, en donde la misión es clara: ahorrar energía significa ahorrar dinero y ayudar al planeta. Si conviertes estos trucos en parte de tu rutina diaria en poco tiempo los mismos se harán algo habitual y hasta puedes motivar a tus vecinos a hacer lo mismo.